lunes, 5 de abril de 2021

Hilo, dedal, aguja...

 


La primavera ha llegado sin apenas darme cuenta, los días pasan  fugaces como las estrellas en las cálidas noche de verano.


Dejo por un momento reposar el dedal sobre el espejo de la vida, y me paro, por si quisiera el tiempo acompañarme en este descanso. Estoy reñida con el reloj, da vueltas y vueltas y no me permite estirar sus manecillas.

Aunque suene anticuado,  diré más bien, que vintage, me he dedicado a "mis labores". He podido unir costuras que estaban descosidas, coser botones que se perdieron, zurzir algún roto, y bordar con colores la esperanza  de un horizonte nuevo.


 

Encontré un dedal de plata
en el suelo húmedo de la leñera,
ni grande, ni pequeño, el lado abierto
deformado en un óvalo por el peso de la leña
o porque la mujer que lo usaba
lo moldeó así para ajustarlo a su dedo.



Su borde decorativo de hojas, graciosas
y uniformes, como la cenefa de acantos
en el techo de lata de la iglesia...
se repite sobre nuestras cabezas
mientras decimos al unísono
palabras que la dueña del dedal debió haber dicho.

  Jane Kenyon



Os iré leyendo poco a poco

13 comentarios:

  1. Sencillamente maravilloso los escrito y ese dedal que sin duda alguna de alguien especial era... Un abrazo en la noche.

    ResponderEliminar
  2. Tengo un dedal de plata que me regalaron cuando hice la comunión, cuando me quedó pequeño me compré otro tambien de plata y es el que utilizo. Manías pero son las mías jaja. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Qué fotos más bonitas haces y que bien las coses con las palabras.
    F´jate si me han gustado que me han dado ganas de coser... y odio la costura con toda mi alma, te lo digo en serio.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Preciosas costuras para el día de hoy, artísticos dibujos hechos labor primorosa. . Heredé de mi abuela un dedal de plata, lo tengo en lugar preferente en el mueblecito de mi salita...
    Besos,

    ResponderEliminar
  5. Un pasatiempo precioso, que genera obras de arte casi.

    Por la aguja y el hilo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Mi pareja que se dedica a realizar trabajos manuales de todo tipo, tiene agujas, dedales, hilos, alfileres, tijeras y telas para dar y tomar. Me ha gustado tu entrada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. En mi casa sigue existiendo la caja de la costura. Con sus dedales, sus carretes de hilo, sus alfileteros, hasta su "jaboncillo", para marcar.
    Mi compañera, ahora solo cose, para arreglar tallas de sus nietas, coser algún botón. Su vista no le permite otras "labores", pero es una muy buena y eficiente "costurera".
    Un ejemplo: diseñó, cortó y cosió, (esto ayudada por una amiga), el vestido de novia de nuestra hija mayor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Qué hermoso te ha quedado el bordado de esta entrada amiga mia. Besos :D

    ResponderEliminar
  9. cuando te dedicas a esas labores manuales, tu hemisferio cerebral derecho está en las labores, y tu hemisferio izquierdo en pensamientos que te van viniendo a la mente...
    muy bonita entrada. abrazos!

    ResponderEliminar
  10. Me encanta, Maite.
    Y, además, eres una 'manitas' :)
    Poema y fotografías preciosos. La del espejo, ¡qué bonita!
    Me gusta mucho Jane Kenyon.

    Un beso.
    ¡Feliz Pascua! :)

    ResponderEliminar
  11. Te has dedicado a lo que a ti te gusta hacer y muy bien que lo haces. Cuando te leo me dan ganas de coser a mí también, lo malo es que soy un poco manazas.
    Hay objetos llenos de vida, como ese dedal.
    Besos, Maite.

    ResponderEliminar
  12. Menos vivir como vivíamos podemos hacer de todo.
    Sí.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Maite, ya me gustaría saber coser, tiene que ser muy relajante.
    La entrada es una delicia. El poema, precioso. Solo los Poetas (con mayúscula) son capaces de dar vida y emoción a todo lo que ven, aunque sea algo tan anodino como un dedal.

    Besos.

    ResponderEliminar