lunes, 17 de mayo de 2021

By the lake

 


Observar la calma de las aguas de un lago aquieta  mi espíritu y sosiega el vaivén de mi cotidianidad.


La naturaleza reluce en todo su esplendor,  y las aguas cristalinas reflejan la belleza del renacido verdor.

   


Quisiera llevarme el rumor suave para escucharlo siempre "en lo más hondo del corazón."


Me levantaré ahora e iré, iré a Innisfree,
y haré allí una humilde cabaña de arcilla y zarzas;
nueve hileras de judías tendré allí, una colmena que me dé miel
y viviré solo en un claro entre el zumbar de las abejas.

Y allí tendré algo de paz, pues la paz viene gota a gota

y cae desde los velos matinales a donde canta el grillo;
allí la medianoche es una luz tenue, y un cárdeno brillo el mediodía,
y colman el atardecer las alas del pardillo.

Me levantaré ahora e iré, pues siempre, día y noche,

oigo el rumor del lago ante la orilla;
cuando estoy en la calzada, o en las grises aceras,
lo oigo en lo más hondo de mi corazón.

 

William Butler Yeats (La isla del lago de Innisfree)


¡Feliz semana!

viernes, 23 de abril de 2021

Una lectura, un libro...

 


Celebraré el día de hoy terminando una buena lectura, bueno en realidad es una relectura. Si la primera vez que leí este libro me pareció entrañable y auténtico, esta vez, me ha enternecido aún más.


Me he adelantado al día de hoy, y ya he adquirido mi libro por el día de San Jorge que espero leer en breve


porque lo más importe de un libro es disfrutar de su lectura, de la historia que cuenta, de lo que hace sentir...


 "A partir de entonces el mundo se hizo suyo a través de la lectura. Nunca más se sentiría sola, nunca más añoraría la compañía de un amigo querido. Los libros se volvieron sus únicos aliados. Había uno para cada momento: los de poesía eran compañeros tranquilos, los de aventuras eran bienvenidos cuando se aburría y las biografías cuando deseaba conocer a alguien. Ya adolescente, llegarían las historias de amor- La tarde que descubrió que podía leer; se prometió leer un libro al día durante el resto de su vida.'

"Un árbol crece en Brooklyn" - Betty Smith.


Un libro como una casa
donde entrar a calentarme,
a protegerme...
Un libro o una morada
en donde guarecerme.
Alejandra Pizarnik



¡FELIZ LECTURA, FELIZ DÍA DEL LIBRO!

lunes, 5 de abril de 2021

Hilo, dedal, aguja...

 


La primavera ha llegado sin apenas darme cuenta, los días pasan  fugaces como las estrellas en las cálidas noche de verano.


Dejo por un momento reposar el dedal sobre el espejo de la vida, y me paro, por si quisiera el tiempo acompañarme en este descanso. Estoy reñida con el reloj, da vueltas y vueltas y no me permite estirar sus manecillas.

Aunque suene anticuado,  diré más bien, que vintage, me he dedicado a "mis labores". He podido unir costuras que estaban descosidas, coser botones que se perdieron, zurzir algún roto, y bordar con colores la esperanza  de un horizonte nuevo.


 

Encontré un dedal de plata
en el suelo húmedo de la leñera,
ni grande, ni pequeño, el lado abierto
deformado en un óvalo por el peso de la leña
o porque la mujer que lo usaba
lo moldeó así para ajustarlo a su dedo.



Su borde decorativo de hojas, graciosas
y uniformes, como la cenefa de acantos
en el techo de lata de la iglesia...
se repite sobre nuestras cabezas
mientras decimos al unísono
palabras que la dueña del dedal debió haber dicho.

  Jane Kenyon



Os iré leyendo poco a poco

lunes, 22 de marzo de 2021

Noche de la poesía...

 In memoriam



EN LA BELLEZA CREADA POR OTROS

Sólo en la belleza creada
por otros hay consuelo,
en la música de otros y en los poemas de otros.
Sólo otros nos salvan,
aunque la soledad sepa a
opio. Los otros no son el infierno,
si se les ve temprano, con sus
frentes puras, lavadas por sueños.
Por eso me pregunto qué
palabra debería utilizarse, “él” o “tú”. Cada “él”
es una traición a un cierto “tú” pero
a cambio el poema de alguien
ofrece la fidelidad de un grave diálogo.

Adam Zagajewski




Días en que no logro escribir nada en absoluto

-esos días quedarán para siempre mudos-.
No podría entonces defender ni la poesía ni la prosa.
el más sublime y regular trabajo del corazón.

Zagajewski



lunes, 1 de marzo de 2021

El reloj de pared

                                      



                                           “El presente está solo. La memoria

erige el tiempo. Sucesión y engaño
es la rutina del reloj. El año
no es menos vano que la vana historia.”

Jorge Luis Borges (El instante)

*



Decidí quedarme en aquella casa porque la luz entraba a raudales por todas las ventanas. No era grande, era más bien pequeña; para mí sola bastaba ahora que tocaba quedarse encerrada por no se sabe cuánto tiempo.
 
El apacible salón tenía un pequeño balcón vestido con unas tenues cortinas, cerca un cómodo sillón, perfecto para una tarde de lectura, un pequeño aparador que contenía la vajilla clásica de porcelana y en una de las paredes colgaba el viejo reloj de pared con un dorado péndulo que se movía al compás de los segundos.
 
Mi vida en aquella estancia era plácida y sosegada, sobre todo cuando me sentaba en el sillón. El tiempo era acompasado por el tic- tac del reloj, su rítmico sonido pausado me adormecía en algunas ocasiones, otras veces, me parecía un repetitivo y monótono mantra que llegaba a resultarme tedioso.
 
Y el tiempo pasaba, y el reloj de pared cuya cuerda no se gastaba nunca, seguía marcando los segundos, las horas, los días, las semanas; y ese cadencioso tic tac comenzó a medir los minutos a un ritmo descabellado, casi imparable. Tanto, tanto que sólo deseaba que el reloj se detuviera por un instante.
 
Un día, decidida a parar el tiempo de ese ingrato reloj de pared, intenté detener el péndulo que seguía balanceándose retando a mi osada decisión.
 
Salí al balcón, calmada y aliviada porque dejé de escuchar  el martilleante e insistente sonido del reloj de pared. Me di cuenta que un pequeño gorrión traía una llave  en el pico y aparecía decirme que la verdadera transparencia del tiempo solamente está en nuestro interior. Si queréis saber si me reconcilié con el antiguo reloj de pared, eso, ya, es otra historia.
 

(Relato perteneciente a la propuesta a la propuesta: "Una Idea")


Obras: "La transparencia del tiempo de Leonardo Padura" 
Leonardo Padura


Gracias Gin por todo tu talento.

Y si queréis pasar un agradable tiempo leyendo sobre el tiempo: Aquí