miércoles, 28 de noviembre de 2018

HOJAS



Desde mi ventana puedo contemplar una hilera de siete árboles. Siempre me fijo en ellos, me anuncian los cambios de estación. Hoy,  me he dado cuenta de que cada uno va a su ritmo.  El árbol más grande y frondoso aún conserva casi todas sus hojas otoñadas; el más pequeño se resiste al cambio porque conserva el verdor en la parte más baja de su copa, mientras por lo alto asoman las nudosas ramas.



Mi árbol preferido, y su compañero, situado justo en frente de mi ventana apenas le quedan unas pocas hojas, sujetas por una tímida levedad. Me mira, cuántas veces nos hemos mirado, y al saludarme con su rama más próxima, deja caer un penúltimo par de hojas amarillas que caen al suelo lentamente, con suavidad, desnudándose para despedirse hasta la próxima primavera.

     

Mi árbol preferido, y su compañero, saben que les voy a arropar con mi mirada, desde mi ventana.
  





Como una hoja de noviembre caprichosa
cuando al caer va revoltosa sepultando
la rúbrica fugaz del último amarillo
hasta perderse entre los restos del otoño:
desprenderse en silencio una mañana,
ir dando tumbos y posar
el cuerpo en algún otro
cuerpo,
entre los brazos firmes del abrazo anónimo,
y juntos ver pasar los pasos de la vida.

Daniel Fernández Rodríguez (Las cosas en su sitio)



29 comentarios:

  1. Poética descripción del otoño que se ve desde tu ventana, con el estrambote de un bello poema.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ventana es un elememto primordial, siempre me han gustado, Juan.
      Besosss
      Feliz fin de semana

      Eliminar
  2. Qué bonito!!!, arropar con la mirada...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Desde mi ventana también veo árboles, estuvieron tan frondosos que, pese a que ya les han caído muchas de sus hojas, aún sus ramas no están desnudas.
    ¡Bello poema otoñal remata tu entrada!
    Gracias por tus letras.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida, Kasioles:
      Es bello el otoño; la naturaleza siempre nos cuenta en silencio.
      Espero que todo vaya bien. Muchos besossssss

      Eliminar
  4. Ves un otoño muy hermoso a través de la ventana, los cristales añaden brillo a los colores dorado y cobre. Una entrada con poema y incluido con un resultado muy bueno. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ven muchas cosas a través de la ventana. En el cristal de una de las ventanas del edifico de enfrente se ven unos atardeceres preciosos.
      Es increíble.
      Besossssss

      Eliminar
  5. Hola Maite, es bonito y despertar teniendo esos preciosos arboles de compañeros, me encanta como describes la caída de sus hojas y como los vas a arropar con tu mirada, aquí estos días con tanta lluvia y aire casi se han quedado sin su traje los arboles, precioso poema que nos dejas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me siento afortunada de tener un poco de naturaleza cerca de casa, la verdad. Te iba a contar algo, pero mejor, te paso este enlace: https://exlibrismaiteblog.blogspot.com/2016/12/por-que-algunos-arboles-no-pierden-las.html Espero que te guste.
      Muchos besoss, Pili. Feliz fin de semana

      Eliminar
  6. Bonitas fotografías de los árboles.Son seres vivos preciosos y necesarios
    Ahora les toca desprenderse de lo viejo para en Primavera brotar fuertes y florecer
    Las personas deberíamos aprender de ellos
    Besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Gó, deberíamos aprender tanto. Nos ofrecen lecciones cada día y gratis.
      Te deseo un feliz fin de semana.
      Muchos besossss

      Eliminar
  7. ...Y es que también nosotros somos hojas del árbol de la vida. Muy bello y profundo tu post, Maite.
    Mi abrazo y feliz jueves, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, M. Jesús. Es momento de mudar, de soltar cosas, de empezar a guardarse para reflexionar y volver a brotar en primavera.
      Feliz fin de semana y miles de besoossss

      Eliminar
  8. Qué maravilla Maite. Me has recordado al principio de tu entrada a Ana de las Tejas Verdes.

    Muchos besos y feliz finde :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, margarita! Qué cosas me dices. Soy apasionada L.M Montgomery, y Ana de la Tejss Verdes es mi protagonista favorita.
      Me ha llegado al alma.
      Besosssss

      Eliminar
  9. Eres muy poética y sensible.
    A mí me gusta que lleven un ritmo distinto porque así están mezclados los verdes, los amarillos y rojos y las ramas desnudas.
    Un beso, Maite

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paloma.
      Está muy bien que cada uno vaya a su ritmo. Esa es la danza del otoño.
      Besosssss

      Y mucha suerte y un millón de besosss

      Eliminar
  10. Me encantó ese ritmo distinto ...
    Qué bonito.
    Me recordaste mis árboles de la montaña.

    Un beso de buenas noches.
    :)
    Feliz fin de semana, querida Maite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese ritmo es el que colorea los paisajes otoñales.
      Feliz fin de semana, Rosa,
      Besossss

      Eliminar
  11. Cuánta sensibilidad y belleza en tus post, querida amiga… Hoy se viste de otoño, poesía, y de esas cómplices miradas a través de tu ventana…
    Precioso… 😍

    Un abrazo grande, y muy feliz noche! 🌜💙

    ResponderEliminar
  12. Mirar a través de la ventana es todo un descubrimiento.
    Gracias por tu comentario.
    Un abrazo muy fuerte. Feliz y mágica noche

    ResponderEliminar
  13. Qué poema más bonito!!! La misma esencia del otoño, versada con delicadeza y elegancia.
    También observo a los árboles en otoño, Maite, y son como dices.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Qué arropados se sentirán esos árboles con tu mirada...
    ; )
    Precioso ese otoño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya están totalmente desnudos, y sus vestiduras por el suelo
      formando una alfombra de ocres y marrones.
      Besosss, Carmen

      Eliminar