viernes, 3 de agosto de 2018

GRACIAS...





GRACIAS A LOS ZAPATOS


Soy poco importante
Jamás lo olvido.
Camino como alguien poco importante,
me siento como alguien poco importante,
me lavo, duermo y como de un modo
absolutamente poco importante.
Esto se debe, parece ser,
a que en la infancia
siempre tuve zapatos rotos.
Gracias a esos zapatos
sin sobresalto daré la bienvenida
en algún momento poco importante
al poco importante hecho de pasar
oficialmente
al estado de poca importancia colectiva.

Anna Swir


¡Feliz viernes!

12 comentarios:

  1. Tantas infancias con zapatos rotos... una pena...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Toro... y ahora está de moda llevar todo roto.

      Besosssssss

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. las personas que han pasado por circunstancias difíciles en momentos más o menos tempranos o tardíos de su vida, suelen ser más empáticas.
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Y nuestros mayores tienen muchas circustancias difíciles...
      Muchos besossss

      Eliminar
  4. Tiene razón Chema. Hay vivencias en la infancia que nunca se olvidan.
    Más besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las hay. Tengo marcas en mis pies de unas rozaduras cuando tenía 6 años y me puse
      unos zapatos que no eran míos... No lo olvido.

      Besosssss

      Eliminar
  5. Qué decir ante un poema tan profundo...

    Besos, Maite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que deja sin plabras...
      feliz fin de semana, Verónica.
      Muchos besosssss

      Eliminar