sábado, 25 de julio de 2020

Retiro


Me he alejado, un poco, del mundanal ruido y me refugio del intenso calor en un pequeño pueblo.


Me acoje el silencio de sus viejos muros de piedra que se adornan con un pedacito de naturaleza refrescando y aireando mis pensamientos que andan aturdidos en esta nueva época que me ha tocado vivir.    


Viejas casas abandonadas parecen contar historias de vidas pasadas que huyeron en busca de quién sabe qué cosa...


Miro con curiosidad, a través de los cristales rotos de las ventanas desvencijadas, por si atisbo un pequeño secreto guardado en las paredes vencidas por el solitario y angosto paso del tiempo.


Y ahora, sentada entre rosales y hortensias sigo imaginando como sería mi vida alejada del mundanal ruido.  


"...Acaricias las piedras, las maderas vencidas,
los nidos huérfanos, te pierdes por senderos
donde crece, cual hiedra, el abandono
y el recuerdo del tacto se pierde entre los días,
que se han hecho rastrojo.





...Caminas entre escombros,

entre enseres inútiles, hundido en un paisaje
que es tan solo memoria,
rescoldo de una tierra y de un tiempo
jamás recuperables."

Manuel Rico ( Pueblo abandonado)



24 comentarios:

  1. Hace tiempo que no veo casas abandonadas... pero recuerdo perfectamente lo que sentía al verlas. Una especie de tristeza extraña porque no tenía nada que ver conmigo aquel abandono pero era como si todo lo que en ellas se vivió me contagiara su tristeza.

    Buen verano, Maite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me invade esa sensación de tristeza al ver las casas abandonadas...
      Buen verano para ti también, Toro.
      Besos

      Eliminar
  2. yo reconozco que soy más de ciudad, pero para estar como estamos ahora, teniendo que dosificar las salidas para evitar riesgos, con miedo de ir a comer fuera, sin poder ver las caras de las personas con las que te encuentras...
    pueblo o ciudad, lo que a cada uno más le guste, pero que vuelva pronto la normalidad.
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chema, la normalidad tal y como la conocíamos antes de la pandemia no se hará efectiva hasta que encuentren la vacuna.
      Tanto en la ciudad como en el pueblo hay que respetar y cumplir con las medidas de seguridad. Ahora los pueblos se han llenado de urbanitas buscando los espacios que carece la ciudad.
      Feliz domingo, Chema

      Eliminar
  3. La tranquilidad de los pueblos abandonados es maravillosa, quizás no para siempre pero sí una temporada para desconectar. Espero que te vaya genial.
    Abrazos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,, Campirela, es una suerte disfrutar de los solitarios pueblos, aunque no están tan solos en esta ocasión.
      Yo también espero que todo te vaya genial. Mil abrazos

      Eliminar
  4. Yo soy más urbanita pero me gusta pasear de vez en cuando por estos pueblos que siempre resultan evocadores y transmiten mucha paz.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De vez en cuando, Isabel, no se está mal. No sé si sería capaz de vivir permanentemente aquí, pero bueno...
      Mil besos

      Eliminar
  5. Esa serenidad conviene a todos, me alegro que tengas la oportunidad, la verdad.

    Disfruta. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta época me está resultando muy dura, necesito un cambio de aires, y por aquí encuentro un poco de calma, Miles de besos, Albada

      Eliminar
  6. Son preciosas todas las fotos, maravillosas...

    Si eres abuela
    ¡Felicidades!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, maricarmen.
      No, no soy abuela, mis hijos aún son adolescentes, pero si hemos ido a felicitar a las abuelos de mis chicos, eso sí, besos y abrazos distantes...¡¡ay!!!
      Espero que tú si hayas disfrutado del día
      Mil besos

      Eliminar
  7. Mi querida Maite, sin lugar a dudas un paseo por un lugar así, me apetece muchísimo. Relajante al máximo, solo que voy a esperar al otoño, eso sí. Muchos besos cariño :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El otoño es una época preciosa para pasear estos pueblos, tienen un encanto especial, Margarita.
      Un fuerte abrazo con el alma, amiga.

      Eliminar
  8. Disfruta de la naturaleza y de esos pueblos que mantienen el recuerdo de muchas vidas, Maite...Tu recoges su voz y su belleza y nos la dejas en las fotos y en las letras. El poema de Manuel Rico refleja muy bien el espíritu de tu post, amiga.
    Mi abrazo y mi ánimo. Todo pasa y nos deja su recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Mª Jesús, tengo la fortuna de tener dos pueblos, y en ambos se nota el vacío de sus gentes, aunque parece que la idea de salir de la gran ciudad ha sido idea de muchos.
      El poema es bonito, son fragmentos, puedes buscarlo en internet. No lo puse todo por no ser pesada, je je je.
      Mil besos y abrazos y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  9. Vivo en un pueblo de interior, justo en el casco antiguo y el paisaje que me rodea es precisamente la decadencia de lo que antes era una casa y sus entrañas llenas de vidas. Ha sido como escucharte mientras observo desde mi balcón.

    Mil besitos con cariño y muy feliz semana ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, Auro. Ocurre algo parecido en mis dos pueblos, de ahí me entrada. Este fin de semana he paseado por las calles de mi pueblo manchego y la mayoría de las casas están vacías.
      El caso es que ahora, en verano hay mucha gente, pero...
      Mil besos para ti.

      Eliminar
  10. Y qué bien te encontrarás en ese refugio.
    Me alegro mucho.
    Sí, es cierta esa sensación de tristeza al mirar una casa abandonada.
    Me has recordado un verano, una casa abandonada al lado del río, que visitábamos la pandilla, ¡cuántos recuerdos bonitos!

    Un beso, querida Maite.
    Me iré de nuevo a la montaña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa, por tu visita.
      De regreso, en la montaña, se está más fresquito, aunque también hace calor.
      Mil besos

      Eliminar
  11. Lugar ensoñado por mi, recuerdos de otros tiempo y lugares que tras el abandono o simplemente el paso del tiempo, nos acompaña en nuestros pasos como metáfora que nos traslada.

    Besos, Ricardo

    ResponderEliminar
  12. Hola Maite, tus palabras me han recordado a cuando he ido a mi pueblo en verano que durante el día casi no ves a nadie por el calor y por la noche salen todos al fresco:), pero lo que te he dicho sobre todo a mi pueblo al que añoro mucho.
    El poema es precioso y describe todo tal cual.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Me paseo por tus entradas tan poéticas y tan bellas.
    Un placer, Maite, y un respiro en todo lo que nos rodea. Que descanses donde te plazca. Abrazos.

    ResponderEliminar