miércoles, 22 de mayo de 2019

DE SILENCIOS



¿Cómo se está en silencio total? 

Me gusta el silencio del viento, me gusta el silencioso vuelo de los pájaros trinando en el campo. Disfruto con el callado perfume de las flores. A veces,  me disgusta el ruido de mis pensamientos y lo que más perturba el silencio que anhelo es el tic tac de un sonoro reloj. 




"Entraron en el salón. Había un reloj que entorpecía el silencio recordando su presencia a cada instante."


"El ruido de todos y cada uno de los segundos era su rutina sonora."



"El reloj le tenía obsesionado y se preguntaba cómo era posible tener las ideas claras en un espacio sometido a semejante imposición sonora. Intentaba pensar en los silencios entre segundo y segundo, cosa tan imposible como caminar entre las gotas de agua en un día lluvioso".


Todos los párrafos entrecomillados son de  "La biblioteca de los libros rechazados"  David Foenkinos

42 comentarios:

  1. Me gusta el silencio, el selectivo el que me permite oír lo que quiero, los ruidos acompasados y simétricos me crispan un poco cuando son el único sonido. Abrazos silentes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfruta del suave rumor del mar, y de sus silenciosos paseos
      ahora que no debe estar muy concurrido.
      Besos, Ester.

      Eliminar
  2. Hola Maite. No me gusta el ruido pero sí las "voces" de la Naturaleza: el viento que mueve las hojas de los árboles, el trinar de los pajarillos, el ir y venir de las olas de la mar, la lluvia...y lo complemento contemplando, siempre que puedo...

    Te dejo un abrazo, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es un mágico diálogo con la Naturaleza, y reconforta.
      Me alegro mucho, mari carmen.
      Abrazosssss

      Eliminar
  3. Un libro muy bueno. Las reflexiones sobre el tiempo y los silencios son de cada generación. Ahora, cuando el ruido, tanto real como de distracciones, nos agobia, reclamaría mi derecho al silencio

    Un abrazo y por un día de nulas prisas y de un silencio reparador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro me ha gustado mucho, al igual que el silencio.
      Te deseo un día sin prisas, como mi día de hoy.
      Besossss

      Eliminar
  4. Me encanta como suena el silencio Maite. Es más, lo necesito de tanto en tanto. Me gusta el sonido de las mañanas, y el de mis hijos. Me gusta el sonido del café al caer y también del crepitar de una chimenea. Me gusta el sonido de las palabras que se pronuncian con ritmo y serenidad. Pero también adoro con fuerza como suena el silencio.

    Besos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bonito lo dices, Margarita!!!
      Ese silencio es adorable.
      Mil besossss

      Eliminar
  5. Muy bonita tu entrada... El sonido del reloj es la palabra del tiempo.

    Mil besitos con cariño y feliz día, bonita ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Auro, el tiempo se me escapa...
      Feliz día. Besos

      Eliminar
  6. Seguramente el silencio tiene una gran historia detrás de él ..algunos son gratificantes otros nos alteran los nervios , pero sin duda el silencio del ruido es el más inquietante ..
    Feliz día un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja, creo que sí, hay ruidos en la noche muy inquietantes.
      No sé si el silencio total existe.
      Besos, Campirela

      Eliminar
  7. según la teoría de weber-fechner, los estímulos (en este caso hablamos de sonidos) se perciben por comparación con otros estímulos que ya existen previamente en el ambiente. por ejemplo, vas por una calle ruidosa y no oyes que te está sonando el móvil. en cambio, en tu habitación en medio del silencio de la noche, el tic tac del reloj puede ser un tormento.
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi el ruido del reloj es perturbador. Me gustan los relojes silenciosos,
      que den la hora sin marcar los segundos.
      Feliz día.<, Chema.
      Besos

      Eliminar
  8. Leerte es darse un placentero paseo por esa bella ruta, llamada Literatura.
    Gracias, amiga y paisana y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una ruta que espero pasear siempre que es posible.
      Gracias a ti, Juan.
      Besos, paisano

      Eliminar
  9. El silencio es lujo y una necesidad, al menos para mí.
    Me han gustado las frases que has destacado, no he leído nada de este autor, me lo apuntaré.

    Muchos besos, Maite

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el mismo autor de un libro que luego fue película: Delicadeza.
      Me encantó. Y el libro me ha gustado mucho, la verdad.
      Besos silenciosos, Paloma

      Eliminar
  10. Yo cada día tolero peor el ruído.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho ruido por todos sitios, Amapola.
      Besosssss

      Eliminar
  11. Qué bonita entrada, querida amiga… Y es que, el silencio… cada uno lo vive desde su voz interior. Esa que no se escucha pero se siente. A veces estridente y demoledor, otras, cual cálida brisa en armoniosa melodía…

    Un placer, preciosa.
    Abrazo grande, y muy feliz día 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, así es, cada uno lo vive desde dentro.
      Gracias por tu comentario, Ginebra.
      Te deseo un maravilloso día.

      Eliminar
  12. Cada sonido nace del silencio, vuelve a morir al silencio, y durante su permanencia está rodeado de silencio. Quizá deberíamos siempre prestar más atención al silencio que a los sonidos, prestar atención al silencio externo genera silencio interno. Silencio por fuera, serenidad por dentro.
    El reloj interrumpe este silencio, te sobrecoge, te turba y te recuerda que el Tempus fugit.
    Un abrazo en silencio, Maite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya creo que el tiempo se va, y muy bonita observación sobre el silencio, Airblue.
      Gracias.
      Te envió un cariñoso abrazo silencioso.
      Besos

      Eliminar
  13. Me encantan los relojes, pero no me gusta nada el ticta de los relojes, los odio¡¡Bueno ¿he dicho que me gustan los relojes? si, quizás como elemento de adorno porque cuando dejo de trabajar lo primero que me quito es el reloj..lo mismo no me gustan tanto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te pasa lo que a mí, adoro los relojes, pero es lo primero que me quito al llegar.
      Hoy no me lo he puesto, no lo necesito. Y estoy sola en casa escuchando el tecleteo del
      ordenador, y no me acuerdo de la hora, ja ja ja
      Feliz día, Lola.
      Besos

      Eliminar
  14. Los relojes están desapareciendo.
    Se los comen los móviles.
    Pobrecillos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO consigo mirar la hora en el móvil...
      Soy analógica todavía, Toro.
      Besossssss

      Eliminar
  15. Me gusta el tema
    También el silencio de mis pensamientos a mí me asusta un poco.
    Pero no podría ser capaz de soportar el tic- tac de un reloj al lado mío o cerca.
    Me levantaría y lo pararía
    Ya me pasó una vez estudiando,hace mil años,y le dije a la profe que si no se quitaba ese reloj que trajo otra alumna de prácticas, me iba de clase porque no podía soportarlo.La clase muda se quedó ,pero al final lo quitaron-Lo dije con respeto eh!
    Así que fuera relojes.Ya tenemos el "regalín "del móvil
    Lo has escrito muy bonito e incluso suena a poesía
    Besucos corazón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasó algo parecido en casa de la madre de mi marido.
      Tienen unos relojes preciosos, pero a mí me cuesta mantener el silencio
      con el ruido del tic tac, a veces, me acostumbro. Pero algún reloj tuvieron que alejar, ja ja ja.
      Besoss, querida Gó.

      Eliminar
  16. Qué verdad que los propios pensamientos perturban el silencio, Maite.
    Adoro el silencio.
    Los relojes, en pleno silencio, pueden resultar perturbadores.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos son los que más asuntan a veces.
      Personalmente, los relojes me molestan mucho.
      Besos

      Eliminar
  17. Unos párrafos muy bien elegidos, son hermosos y elocuentes.
    SAludos.

    ResponderEliminar
  18. Siempre me gustó la palabra tiempo, es una de mis debilidades. Conjuga muy bien la palabra, es pasajera, versátil con la particularidad de mantenerse flotando. Reloj, el medidor del tiempo por excedencia podríamos hablar de ello, sin medir las palabras ni los encuentros.


    Besos, Ricardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Literariamente, el tiempo es muy versátil: carpe diem, tempus fugit...
      "¿Cuánto tiempo es para siempre? A veces, solo un segundo."

      Feliz día, Ricardo.
      Besos

      Eliminar
  19. S egundos que pasan.
    I lusiones perdidas.
    L óbulos auditivos
    E nrojecidos.
    N adie habla.
    C alma.
    I mperceptible.
    O ídos
    S ordos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agudo, Manuel.
      Me gusta tu acróstico
      Abrazosssss

      Eliminar
  20. Bella post en honor a esos silencios tan deseados a veces.
    Y otros a los que no encontramos razón ni explicación.
    Que bellos relojes en el salón, al igual que las cartas, desparecen con las nueva tecnologías.
    Hermosa nostalgia.
    Feliz martes Mayte.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Carmen.
      Son bonitos los relojes, con ese aire vintage.
      Feliz día, Besos

      Eliminar
  21. Sí, cuánta necesidad de silencio.
    Imprescindible.
    Hace días que me acompaña un pajarito por la tarde, en la ventana, no para de cantar, es tan bonito ...

    Gracias, Maite.
    Silencio absoluto a estas horas.
    :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Ahora me explico tu entrada de ayer. Preciosa, como siempre.
    Es vital el silencio, Rosa, al menos para mí.
    Abrazos

    ResponderEliminar