sábado, 20 de enero de 2018

La sonrisa eterna




"Recuerda, si alguna vez necesitas una mano que ayude, esta al final de tu brazo. A medida que creces, recuerda que tienes otra mano: la primera es para ayudarte a ti mismo, la segunda es para ayudar a otros."

Audrey Hepburn (4-5-1929  20-1-1993)




"Tenía dos enormes mariposas en los ojos y soñaba con ser bailarina. Sus inevitables pies desangraban el suelo de madera de una vieja academia de baile de Arnhem, mientras las tropas nazis trazaban el terror de miles de cuerpos irrecuperables. Quería ser bailarina.



Audrey Hepburn miraba el mundo a través de dos grandes ojos por los que pasaba un velero sin adiós. En esa mirada diáfana, de otro mundo, alternaba la reconciliación, el equilibrio que recompone la belleza.  



Cuando estaba a punto de morir recordó que su vida había sido el momento más feliz de su vida, y cuentan que de sus ojos volaron en equilibrio dos luciérnagas y un sol negro. Sí, Audrey Hepburn ha logrado deslumbrar al mundo con la profundidad de su belleza, porque quizás la belleza es eso que sucede más allá de lo visible, y acaso a su delgada figura acude a desmontarse el desacierto de la realidad. En la infinita mirada de la mujer más hermosa de la historia del cine había una fuente y un relámpago, el grito de un astro y la esperanza de un niño, viejos granos de arena acumulados contra su cuerpo enfermo, los tristes ojos de una muchacha aterrada que quería ser bailarina en una vieja academia de Arnhem. Pero sobre todo, detrás, muy atrás y mucho antes, había una sonrisa. Y era eterna la sonrisa de Audrey Hepburn."

Susana Betancort





21 comentarios:

  1. Debió sentirse muy feliz siempre.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy muy segura de que fuera siempre feliz...
      pero nunca perdió su sonrisa.
      Besoss

      Eliminar
  2. Qué preciosidad... De que manera tan bonita la describe...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me llamó mucho la atención.
      Las Hepburns son mis actrices favoritas.
      Besosss

      Eliminar
  3. Creo que dio porque nunca pudo encontrar la felicidad sino cuando daba
    Maravillosa y bella mujer
    beso

    ResponderEliminar
  4. audrey hepburn es algo más que una actriz, es un mito. y sí, gran parte de su carisma residía en su sonrisa. una persona que sonríe te cae cien veces mejor que una que no lo hace.
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una gran mujer, Chema. Elegante y sencilla. Sus películas me encantan.
      Besos

      Eliminar
  5. "La belleza es eso que sucede más allá de lo visible".
    Es preciosa la descripción.

    Muchos besos, Maite.

    ResponderEliminar
  6. La mujer más hermosa que he visto es aquella que ha intercambiado una vida centrada en si misma por una centrada en Cristo. (Leslie Ludy)

    Una vida gastada con el mejor propósito. ¡Una gran Santa! Algún día cuando nos encontremos en el cielo, sin duda, nos sorprenderemos de ver tanta gente que ha hecho muy buenas obras, sin necesariamente ser oficialmente canonizadas.

    Muchas gracias Maite. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay personas muy buenas, sí.
      Muchas gracias a ti, y un fuerte abrazo, María

      Eliminar
  7. La adoro, fue una mujer única. Bella por dentro y por fuera, un ángel.
    De esas personas imposibles de olvidar.
    Un besito

    ResponderEliminar
  8. amazing post!
    I`m following your blog with a great pleasure in GFC
    Follow back? Sunny Eri: beauty experience

    ResponderEliminar
  9. Hola Maite , sin duda fue siempre una gran actriz de sonrisa bonita , ahora otra cosa es que fuera feliz siempre , ya que normalmente siempre se dice que actores y actrices , teniendo de todo en la vida , siempre les faltaba algo o eso creo , te deseo una feliz tarde besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Flor:
      Me gusta la serenidad que transmite cuando ya era más madura.
      También te deseo una feliz tarde, ahora llueve un poco por aquí.
      Besos

      Eliminar
  10. Una gran mujer de sonrisa y mirada triste.
    Pero tenía serenidad. Y mucha conciencia y entrega.

    Besos, Maite,

    ResponderEliminar