domingo, 25 de junio de 2017

Pequeñas vivencias





Al poco de llegar a la casa de verano, mi hija y sus amigas se encontraron una cría de vencejo.
Con una delicadeza extrema cuidaron del vencejo día y noche durante tres días. Le daban gotas de agua con azúcar que dejaban en la comisura del pico y cazaban insectos para alimentarlo. Colocaron al pequeño pájaro en una caja de cartón, unas briznas de paja y lo cubrieron con un retal de toalla vieja.


 
Las circustancias hicieron posible que Cacharrín, así  nombraron al querido vencejo , viajase hasta un centro de recuperación de aves. Sabemos que Cacharrín sobrevivió. Para toda la pandilla fue  una maravillosa experiencia.
 
 
 
 
"... Cruzarán los vencejos
el cielo azul de entonces y el verano
ya casi habrá triunfado."
Eloy Sánchez Rosillo
 
 
 
Una semana más tarde, mi hijo trajo a casa un polluelo de gorrión. Por fin, encontraba la posibilidad de demostrar que él también podía cuidar a un pajarillo.
 
 
 
 
 
Colocó a Plumitas en una caja de zapatos, buscó insectos para darle de comer, y con sumo cuidado le daba gotitas de agua; el gorrioncito algo mayor que el vencejo,  continuamente se escapaba de la caja. Plumitas no sobrevivió. Y mi hijo se disgusto mucho.
 
 



 
"Me llevas en tu canto,
pájaro, al agua,
me llevas en tu canto,
pájaro, al cielo,
ne llevas en tu canto
con el recuerdo."
Juan Ramón Jiménez


Esta mañana, mi hijo ha vuelto ha encontrarse con otra cría de gorrión, se había caído del nido.



 
Ha sido más fácil dejarlo en el nido esta vez. E.p. se ha quedado al cuidado de su madre y acompañado de otras crías de gorrión (no sé la razón de tan extraño nombre)
 
 

viernes, 23 de junio de 2017

NOCHE MÁGICA (o hadas III)

¡Cómo me gusta esta obra de teatro!! Ideal para una noche como hoy.

Joseph Noel Paton

Nos vemos en el bosque...



Beverlie Manson
 
ROBÍN:
Si esta ilusión ha ofendido,
pensad, para corregirlo,
que dormíais mientras salían
todas estas fantasías.
Y a este pobre y vano empeño,
que no ha dado más que un sueño,
no le pongáis objeción,
que así lo haremos mejor.
Os da palabra este duende:
si el silbido de serpiente
conseguimos evitar,
prometemos mejorar;
si no, soy un mentiroso.
Buenas noches digo a todos.
Si amigos sois, aplaudid 
y os lo premiará Robín.
 
El sueño de una noche de verano. W- Shakespeare
 
 
 
 
 
 
¡Feliz Noche de San Juan!
 
 

 




 
 

jueves, 22 de junio de 2017

La casa



Yo sé que sigue allí.
Si la memoria
se acerca sin querer a las riberas
de aquel tiempo que grita en el silencio
de los días perdidos, se levanta
otra vez en mi pecho el antiguo dolor,
la profunda caricia del incendio
que cantaba en el centro de un verano
vibrante, de unos meses extendidos
sobre la tierra aquella, tan lejana.
Heridas de la luz, caminos lentos
por los que anduvo un cuerpo, una alegría,
un temor que creció bajo los ojos
de cualquier madrugada.



Ahora regreso
a la casa de entonces. Allí siguen
los objetos que oyeron el sonido
de nuestra soledad en la penumbra
de aquella habitación, el viejo lecho
en que ardieron los astros, los minutos
que se fueron cayendo de tus manos.
Y afuera sigue el sol, y el árbol solo
anclado en el calor del mediodía.

Eloy Sánchez Rosillo
Pinturas: Isabel Quintanilla




domingo, 18 de junio de 2017

Explosión de colores


Las rosas, con el alto cielo
azul, ya están, ¿lo ves?, desnudas.
Andan por la enramada bulliciosa
sombras carmines
en un vaivén de verde pálido de gruta.

Espejeo de primavera, Juan Ramón  Jiménez

 Este es el campo en primavera,
el verdadero campo en primavera verdadera.

Juan Ramón Jiménez









Tarde de primavera
Esta tarde de primavera
que invita a pasear la mirada
he visto con ojos enamorados
a la hierba pintar esperanzas
a los árboles regalar belleza
a la brisa acariciar con ternura
a mi sonrisa conquistar la boca
y ahora que vuelvo rico
que tengo la sangre de fiesta
no quiero que muera la tarde
quiero casarme con ella
con su hierba
sus árboles
su brisa
y mi sonrisa.

Toro Salvaje 
 15 de junio de 2006






Fotografías del jardín de casa en la sierra