viernes, 21 de julio de 2017

SILENCIO



"El silencio tiene a veces el notable poder de revelarse como alma incorpórea del sentimiento que vaga sin su envoltura y resulta entonces más impresionante que las palabras"

Lejos del mundanal ruido. Thomas Hardy






miércoles, 19 de julio de 2017

UN REGALO QUE NO ESPERABAS



A veces, cuando me concentro en  una lectura entretenida y voy en el metro, lo más probable es que me pase de parada.



Esto es lo que me ha pasado esta mañana, lo que ocurre que mi medio de transporte, ahora, es el tren. Menos mal que ya estaba en zona urbana, y lo he podido resolver sin problema, logrando llegar puntual a la oficina.


Y es que me lo ha pasado genial leyendo este libro. Muy recomendable para pasar un rato.


 

sábado, 15 de julio de 2017

UNA FOTO






" Una foto no es mucha cosa, la verdad. Sólo puede capturar un momento entre millones de momentos de la vida de una persona o de una casa"

La lluvia antes de caer. Jonathan Coe


miércoles, 12 de julio de 2017

ETCÉTERA





Etcétera. Procedente de la expresión latina et  cetĕra (literalmente ‘y el resto, y las demás cosas’), se usa en español para cerrar enumeraciones incompletas. En la escritura va siempre precedida de una coma y se emplea frecuentemente en su forma abreviada etc.




Mi hijo tiene que hacer diariamente, entre otras tareas, una redacción. Son los deberes veraniegos que le han mandado en el cole.
Estaba leyendo lo que había escrito el primer día de vacaciones, por cierto, no llegaba a tres líneas, y terminaba con "etc". Le dije que debía extenderse un poco más y toda la retahíla imaginable... él  asentía con el "etc". Un poco de aquella manera, empecé a explicarle el uso de esta abreviatura. Y entonces, comprendí su significado:

   

lunes, 10 de julio de 2017

Pintar





Pinto por pintar 
Por ver el color del cielo 
Reflejado en el mar 
Pinto por amor a los senderos 
Los árboles y los sueños… 
Con sus sonidos de libertad,
 Pinto porque el alma 
Nunca sabe a dónde va 
Y le trazo caminos, 
Hacia la soledad 
Pinto con la frágil ilusión 
De aliviar algo el dolor 
Que emanan las tres heridas 
Tras la mirada perdida 
Pinto lo que veo 
Como lo siento 
A la luz de las estrellas.
 Con tonos de desamor
 Haciendo flores de mis penas.

 Ezequiel de Hoya


Libro de las horas de LiberArte
Pinturas, poemas y pequeños relatos de Ezequiel de Hoya

sábado, 8 de julio de 2017

LLUVIA DE VERANO






Recuerdo esa lluvia de verano.
Día tras día, recorremos nuestra vida como quien recorre un pasillo.







Y entonces, lluvia de verano. ¿Saben lo que es la lluvia de verano?
Primero la belleza pura horadando el cielo de verano, ese temor respetuoso que se apodera del corazón, sentirse uno tan irrisorio en el centro mismo de lo sublime, tan frágil y tan pleno de la majestuosidad de las cosas, atónito, cautivado, embelesado por la magnificencia del mundo.






Luego, recorrer un pasillo y, de pronto, penetrar en una cámara de luz. Otra dimensión, certezas recién formadas. El cuerpo deja de ser ganga, el espíritu habita las nubes, la fuerza del agua es suya, se anuncian días felices, en un renacer.





Después, como a veces el llanto, cuando es rotundo, fuerte y solidario, deja tras de sí un gran espacio lavado de discordias, la lluvia, en verano, barriendo el polvo inmóvil, crea en las almas de los seres una suerte de hálito sin fin.
Así, ciertas lluvias de verano se anclan en nosotros como un nuevo corazón que late al unísono del otro.



La elegancia del erizo. Muriel Barbery

viernes, 7 de julio de 2017

EL INCOMUNICADO




Del incomunicado,
del ignorante hostil que yo fui siempre
desde antes de nacer, entre el orgullo
y el terror de vivir sin ser amado,
pasé a darle la mano a todo el mundo
y me dejé telefonear sin ganas
al principio, aceptando
una voz, un alámbrico consejo,
una metálica comunicación
hasta que ya me fui de mí yo mismo
y levantando como ante un revólver
los brazos, me entregué
a las degradaciones del teléfono.







Yo que me fui con tacto singular
alejando de claras oficinas,
de ofensivos palacios industriales
solo de ver un aparato negro
que aun silencioso me insultaba,
yo, poeta torpe como pato en tierra,
fui corrompiéndome hasta conceder
mi oreja superior (que consagré
con inocencia a pájaros y música)
a una prostitución de cada día,
enchufando al oído el enemigo
que se fue apoderando de mi ser.





Pasé a ser telefín, telefonino,
telefante sagrado,
me  prosternaba cuando la espantosa
campanilla del déspota pedía
mi atención, mis orejas y mi sangre,
cuando una voz equivocadamente
preguntaba por técnicos y putas,
o era un pariente que yo detestaba,
una tía olvidada, inaceptable,
un Premio Nacional alcoholista
que a toda costa quería pegarme
o una actriz tan azul y almibarada
que quería violarme, seducirme
empleando un teléfono rosado.






He cambiado de ropa, de costumbres,
soy solamente orejas,
vivo temblando de que no me llamen
o de que me llamen los idiotas,
mi ansiedad resistió medicamentos,
doctores, sacerdotes, estadistas,
talvez voy convirtiéndome en teléfono,
en instrumento abominable y negro
por donde comuniquen los demás
el desprecio que me consagrarán
cuando yo ya no sirva para nada
es decir para que hablen
a través de mi cuerpo las avispas.




Pablo Neruda
Tus pies toco en la sombra y otros poemas inéditos.